Jaworek Pinore XVII 2017


Foto extraída de la web de la Bodega Winnice Jaworek

Hoy hacemos un viaje por el norte del continente, visitando uno de los países europeos que más protagonistas fueron del pasado siglo XX, y en el que también se elabora vino. La tradición del vino en Polonia, apareció con la llegada del cristianismo en el S.X, siendo los monjes cistercienses y benedictinos los que se ocupaban de su elaboración. No obstante los polacos eran más aficionados al vodka y a la cerveza, y no fue hasta la caída del Muro de Berlín, cuando empezaron a recuperar parte de su legado vinícola. Como dato, hasta 2008, no se reconocía la profesión de viticultor. Entenderéis que no ha sido fácil encontrar datos sobre esta botella, incluso he dudado de la añada, pero pienso por otro lado que una de las magias del vino es precisamente viajar con él, conocer nuevos lugares, y buscarlos en la copa de vino, como si desveláramos los Misterios de Eleusis. Acompañadme.

Foto extraída de la web de la Bodega Winnice Jaworek

El Jaworek Pinore XVII 2017 está elaborado por la Bodega Winnice Jaworek desde Miękinia, una pequeña ciudad de la Baja Silesia, en el suroeste de Polonia. Es una bodega fundada en 2001 por Ewa y Lech Jaworek. Sus viñedos se reparten en dos parcelas, Miękinia de 15 hectáreas y Wińsko de 3.5 hectáreas, siendo el más grande del país y también el más antiguo. Actualmente tus castas van desde las uvas riesling, chardonnay, pinot gris, pasando por las gewürztraminer, muscat ottonel, solaris, pinot noir, cabernet dorsa, zweigelt, regent, merlot, monarch, roesler y otras. Este vino que nos ocupa es un pinot noir, con una crianza de 19 meses en barrica francesa y americana. Presenta un color teja de capa media, destellos rubíes, lagrima densa y persistente, a pesar de tener solo un voltaje de 12,5 grados. Discreta nariz, especiado, clavo y pimienta blanca, fruta roja madura, no marcándose nada la barrica, salvo un leve punto cremoso. Amable en la entrada, buena astringencia y equilibrada acidez, marcándose mas los terciarios de la barrica, secante, franco, la pinot noir se nota sin oscuridad, cuerpo medio, veloz paso por boca con un regusto final marcado por la madera, muy agradable. Vino de trago largo, una grata sorpresa. Le falta el cuerpo de un buen borgoña pero para nada es un vino que te deje a medias. La etiqueta de cada vino está decorada con una pintura del artista Eugeniusz Józefowski.

R.

Únete a 1.543 seguidores más


Photo by Trevor Gerzen on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .