El Rey del Glam Maceración Carbonica 2020


Algunos buenos amigos, los que más me conocen, me han preguntado estos días por qué aún no había escrito nada sobre el genial músico griego Vangelis, que nos dejó el mes pasado, a causa del covid. Esos buenos amigos conocen hasta que punto admiraba a este compositor regordete, barbudo y aún melenudo a su larga edad, cuyas composiciones escucho a diario. La razón es tan egoísta como simple. Necesitaría un blog alternativo para escribir lo que este músico me hacía sentir, y hasta que punto su marcha es un desgarro muy importante para este mortal. Hace unas semanas convencí a dos compinches para hacer un pequeño especial sobre Vangelis en el podcast Vino entre Amigos (abajo os dejo el link al programa), pero glosar su figura en una hora, resulta una tarea titánica, aunque cuando lo mezclamos con el mundo del vino, sin duda las referencias vendrán con más facilidad, como en el caso de este vino, el Rey del Glam.

Podcast Vino entre Amigos sobre Vangelis. Foto de la revista Rolling Stone

Corría el año 1968, la era hippie, la magia de The Beatles, la eclosión de la subcultura, y el Mayo del 68 en París, pilló a tres músicos griegos en la capital francesa: Loukas Sideras,  Demis Roussos y  Vangelis Papathanassiou , que crearon el grupo Aphrodite’s Child. El éxito de sus primeros trabajos, End of the World (1968) y  It’s Five o’Clock (1969), les hizo salir varias veces de gira europea, y conocieron el éxito del público, de las masas persiguiéndolos, como si fueran los Fab Four de Liverpool. Sin duda, en aquellos momentos, Vangelis se sintió como el rey del Glam. La cosa no duró mucho, ya que su siguiente disco, y último,  666 (1972), es un disco tan absolutamente extraordinario como incalificable, y las diferencias de criterio musical entre Demis y Vangelis hicieron estallar el grupo, aunque como pasó con The Beatles, ese último trabajo, homenajeando el libro del apocalipsis de Juan, fue de lo mejor que hicieron.

Aphrodite's Child in the 1960s. From left: Vangelis Papathanassiou, Demis Roussos, Loukas Sideras
By Claude DeLorme Fair use, Link

Vangelis volvió a retomar pronto el camino del éxito y la gloria, ya en solitario, aunque ya nunca salió «de gira» como con los Aphrodite. Unos años después estuvo a punto de unirse al grupo Yes, con Jon Anderson, pero prefirió seguir su propio camino, que le llevó a realizar unas grandes bandas sonoras, y una longeva discografía, cargada de discazos. Pero esa historia será contada en otra ocasión. Por ahora nos quedamos aquí con el Rey del Glam, Vangelis, y uno de sus temas mas míticos con los Aphrodite´s Child. Seguro que no podrás evitar mover los pies.

El Rey del Glam Maceración Carbónica 2020 está elaborado por Bodegas y Viñedos Alfredo Maestro desde Peñafiel, y aparece con la contra de Vino de la Tierra de Castilla y León. Poco os puedo contar de Alfredo Maestro que no conozcáis, un crack y un buen tipo, de los pioneros en elaborar vinos «a su manera«, cuando la biodinámica parecía cosa de hechiceros o marcianos, en la Ribera del Duero. El vino que hoy os traigo de Alfredo es un monovarietal de garnacha, procedente la mitad de la uva de la Sierra de Gredos, concretamente Navarredondilla, y la otra mitad de Peñafiel. Todos los racimos fueron encubados enteros sin estrujar ni despalillar, posteriormente el mosto fue vinificado en depósito de acero inoxidable con las propias levaduras autóctonas de los diferentes viñedos. Más tarde se produce el desfangado e inicio de la fermentación maloláctica, también en depósito de acero inoxidable, para a continuación sacar el vino al exterior y aprovechando los rigores del invierno, clarificar y estabilizar de forma natural el vino.

Presenta un color rojo burdeos de capa media alta, con una ligera turbidez, ribete grana, lágrima densa y persistente, con un voltaje de 14,5 grados. Muy aromático, floral y goloso, moras rojas, leve punto ácido, el vino está bien domado a estas alturas, ha perdido un poco de esa efervescencia, pero para mi gusto está en su mejor momento. Cuerpo medio en boca, amable, goloso, sin empalagar. Tinto para tomar levemente fresco. Vino para abrir y terminar la botella a placer, sin duda volveremos pronto a él. Cuando a veces nos preguntamos cómo hacer que gente joven se aficione al vino, sáquenle uno de estos. Recomendable.

R.

Únete a 1.820 seguidores más


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.