La Malvar de Mas Que Vinos 2020 Blanco en Tinaja


Viña de Malvar. Extraida de la web de la bodega

Equilibrio. Me gusta la definición que he leído sobre esta palabra: Estado de inmovilidad de un cuerpo sometido a dos o más fuerzas de la misma intensidad que actúan en sentido opuesto, por lo que se contrarrestan o anulan. Ciertamente ando así en los últimos tiempos, con fuerzas que me empujan y me retienen, mientras intento navegar por un océano emocional siempre tendente a la marejada. Gracias a la campaña #ViticulturaEnEquilibrio, me llegó esta botella y con ella, el viento a favor volvió a entrar en mi velero desvencijado, para comentaros lo que me ha parecido este vino de La Mancha.

Alexandra, Gonzalo y May, vendimia 2017. Extraída de la web de la bodega

El vino La Malvar Mas que Vinos 2020 está elaborado por la Bodega Más que Vinos desde Cabañas de Yepes, Toledo, y sale con la contra de Vino de la Tierra de Castilla. Es una bodega que nace de la colaboración de tres enólogos, Alexandra Schmedes, Margarita Madrigal y Gonzalo Rodríguez, que se conocieron en La Rioja a finales de los noventa, pero que decidieron trasladarse a La Mancha, buscando un nuevo reto. Gonzalo tenía además una antigua bodega del S.XIX, dando así una nueva vida a sus viejas tinajas. Cuentan actualmente con 35 hectáreas de viñedo ecológico, donde cultivan castas autóctonas como la cencibel, garnacha, malvar y airén. Una vuelta al origen, como ya comentamos en una entrada anterior, Garnacha de la Madre 2016. También recomiendo pasarse por este artículo de Amaya Cervera: La trilogía de la malvar y otros logros de Más Que Vinos, que nos ayuda a comprender mucho mejor este proyecto, desde su propia experiencia, en una visita.

La uva malvar, desconocida para mí, he de decirlo, es una variedad blanca que se cultiva en Toledo, aunque también se puede encontrar en la Comunidad de Madrid, en municipios como Arganda, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias, y en otras zonas de La Mancha. La uva malvar de este vino procede de viñas de cultivo ecológico, a unos 750 metros de altitud, con gran componente de yeso en su sustrato, en el viñedo llamado De los Candados, en la Finca El Horcajo. Su uva fue vendimia a mano en septiembre de 2020. Posteriormente los racimos maceran en frío durante horas, para ser prensadas suavemente y dejar que realicen una fermentación espontánea con un porcentaje racimos enteros, realizada con levaduras autóctonas en una tinaja de 4.500 litros. Acabado el proceso, se cría sobre lías finas tanto en tinaja como en barricas hasta el mes de abril. Se han buscado bajos rendimientos para una uva de naturaleza muy vigorosa y resistente, tanto a la sequía como a las enfermedades, lo cual le hace muy apropiada a la zona.

Este vino presenta un color dorado pálido, con destellos acerados, limpio y sin restos de lías. En nariz sale pomelo, cítricos y un poco de bollería por su paso por barrica, con una intensidad media baja. En boca el vino tiene una elegante acidez, cuerpo medio, notas terrosas de su paso por el ánfora y del propio terroir, con una buena persistencia, y un amable regusto amargo al final. Sorprende del vino su honestidad y como la crianza en barrica y ánfora no se marca para nada en el aspecto sensorial, más que ese punto de bollería. Además, al ver su precio, me ha parecido un vino muy interesante y con gran RCP.

R.

Photo by Trevor Gerzen on Unsplash
Elena Vives , The Bottle Walker Autor:  @drinkinmoderation

Únete a 1.636 seguidores más





Aranda de Duero Ciudad del Vino 2020

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.