Alma Silense 2018

el

Foto extraida de @almasilense

Resulta curioso como uno de los puntos más importantes de la Ruta del Vino de Arlanza, y de toda la comarca, aún no tuviese un referente vinícola en la zona. Hablo por supuesto de Santo Domingo de Silos, en el extremo más al este de la D.O. Arlanza. Su imponente Monasterio benedictino del S. IX es un lugar obligado de visita para el viajero actual, y durante siglos lugar de peregrinaje e inspiración para escritores. El tiempo se detiene en su claustro, y su ciprés es parte ya del imaginario skyline de Castilla.

Siguiendo los datos que aporta Elena Montoya en su libro El Viñedo en la historia de la agricultura burgalesa (2012) , Huetz de Lemps habla de viñedos cultivados en altura en Covarrubias y Silos, ya en el S.XVI

Es imposible pensar que los benedictinos franceses que se hicieron con el Monasterio a finales del S.XIX , no trabajaron por recuperar el viñedo, aunque como dato, hace apenas diez años, con la fundación de la D.O.Arlanza, no consta superficie de viñedo en el municipio de Silos.

No dudo que esta deuda histórica, así como la propia experiencia personal de David Sebastian, obligaban a luchar por recuperar Silos para el mundo del vino de Arlanza, siendo este Alma Silense 2018 el primer vino del proyecto.  

Durante mi primera estancia (hace 20 años) recuperé la fe, pues aquellos monjes hicieron justo lo que necesitaba: escucharme. Eso que hoy parece tan difícil de conseguir, que alguien se pare a escuchar. Simplemente eso.

David Sebastian VITICULTOR

El Alma Silense 2018 está elaborado para David Sebastián por las  Bodegas Monte Amán, con uva tempranillo de la zona de Castrillo Solarana. Lleva una crianza de tres meses en barrica francesa de 300 litros. Presenta un color rojo picota de capa alta, ribete frambuesa y destellos burdeos, con una lagrima fina y persistente para sus 14 grados de alcohol. Buena nariz, compotado y notas cremosas de su paso por barrica, moras negras y rojas. Entrada rugosa en boca, con un cuerpo ligero, agil paso, tipicidad marcada, se nota que le falta un poco aún de botella, punto verde, algo astringente y marcadamente dulce, con una persistencia ajustada. Creo que unos meses en botella le harán falta, aunque para ser el primer vino de David en la zona es correcto.

La producción de este vino son 14400 botellas, siendo la mía la 3090. Confiemos que en el 2020 podamos disfrutar, además del Alma Silense, de ese nuevo vino que está preparando, llamado Patio de los Carneros. Pero mientras tanto dejémonos llevar por el alma silense. 

R. 

Mástil de soledad, prodigio isleño;

flecha de fe, saeta de esperanza.

Hoy llegó a ti, riberas de Arlanza,

peregrina al azar, mi alma sin dueño.

Gerardo Diego , El ciprés de Silos, 1924.

Consigamos que el Vino sea declarado Bebida Nacional FIRMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .