Visita a Bodegas y Viñedos Carrillo de Albornoz


Los rigores del verano no pueden frenar nuestras ganas de seguir conociendo bodegas cercanas, y aproveché una tarde de verano para acercarme a Avellanosa de Muño, para conocer la B y V. Carrillo de Albornoz. Una vez abandonas la congestionada A1, la estrecha carretera te lleva por el barrio de bodegas de Quintanilla de la Mata, y tras descender a un valle, nos espera este pequeño pueblo castellano. La bodega se encuentra en el centro del pueblo, a la sombra de la iglesia,  bien cercada por muros de la abundante piedra que hay por estos parajes.

La primera parada de la visita es un viejo lagar que hasta no hace mucho estaba en funcionamiento. Su husillo y su estructura me trasladaron en el tiempo, a un pasado que empieza a ser ya lejano. La familia de Carlos , mi guía en el viaje,  cuenta con varias cavas subterráneas  que prueban su relación con el vino desde hace generaciones. Alguna de ellas, como la que se encuentra en el interior del recinto de la propia bodega, realmente singulares.

Recorrí las instalaciones de la bodega, ajustadas a su nivel de producción, antes de poder volver a catar los dos vinos que comercializan en la actualidad. Antes de acudir a Avellanosa, mi conocimiento de la bodega apenas superaba el haber visto su logo en la web del Consejo Regulador , hasta que pude probarlos, de esas maneras -sol y calor- en la última edición de Vinos con Historia en Covarrubias, donde ambos vinos fueron merecidamente premiados . Las 9 hectáreas de viñedo –  uva tempranillo- de Bodegas Carrillo de Albornoz, se sitúan en los términos de Ruyales del Agua y Avellanosa de Muñó, entre los 880m y 935m de altitud.

Con ella elaboran actualmente dos vinos: Finca Las Tenadas 2014 , tempranillo procedente de una finca del mismo nombre en Ruyales del Agua, cascajo con fondo arcilloso a 935 m de altura, de unos 60 años , con un paso por barrica de 14 a 18 meses, mayoritariamente francesa (70%) y resto americana. Un vino de imponente presencia, rojo picota de capa alta,fruta negra madura, punto goloso, con la madera muy bien integrada, justa acidez, cuerpo medio, taninos poderosos y una largura en boca interesante, me pareció un buen vino de guarda para una gran añada.

El otro vino de la bodega es Viña Amelia 2014 , procedente de un viñedo de unos 35 años, de 3 hectáreas de superficie a una altura de 900 m, suelos arcillosos con fondo calizo. Tiene una crianza de entre 12 y 14 meses en barrica, mayoritariamente francesa y americana. Presenta un color cereza de capa media alta, entrada amable, fruta roja madura, balsámicos, la madera en segundo plano, asequible y de un corte algo más clásico, aunque ninguno de ambos vinos lo podría comparar a otros Arlanzas cercanos, siendo bastante personales y, saliendo de la misma añada, muy diferentes, como son los suelos en los que las vides se asientan.

Con una última mirada desde lo alto de la sala de catas  a las casas del pueblo,  y a la brillante piedra que rodea la bodega, me despedí hasta la próxima ocasión, con dos botellas bajo el brazo para volver a probar estos vinos e incluirlos más adelante en este blog.

Agradecer a la bodega las facilidades y el trato, al fin y al cabo, es agosto. Gracias.

R.

Consigamos que el Vino sea declarado Bebida Nacional FIRMA

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .