El Cotarro Albillo Mayor Barrica 2016

el

El Cotarro de Moradillo de Roa (foto extraida del Blog Bodegas de Moradillo)

Hace ya unos años que tenemos un ojo puesto en este pequeño municipio ribereño de Moradillo de Roa , a tiro de piedra de la provincia de Segovia, en el que unos locos se propusieron recuperar la antiguas bodegas del pueblo, muchas en estado lamentable, y darlas un lavado de imagen, como fuente de ingresos y del propio disfrute personal. De aquellas ideas, aquellos hechos, marcados sobre todo por la elaboración de este vino , las sucesivas ediciones de Los Aromas Perdidos y los premios como el de Mejor Iniciativa Enoturística de la Asociación Española de ciudades del Vino (Acevin) en 2016.

 No contentos con esto, a primeros de año Moradillo volvió a ser actualidad ya que ostenta el récord del municipio con menor tasa de mortalidad femenina de España (*) , un 37% por debajo de la tasa nacional. ¿ Las claves? Moradillo es un pueblo en altura, con huertos familiares en perfecto estado,  y un barrio de bodegas muy activo, amable para el paseo y con un perenne olor a brasa y chuletillas, que sin duda hacen la vida allí tremendamente agradable, lejana del estrés de la ciudad. Sin duda también vinos como este Cotarro 2016 también tengan algo que ver.

El Cotarro Albillo Mayor Barrica 2016 está elaborado por Alfredo Maestro (y 300 más) , con uva albillo mayor y un paso de doce meses por barrica francesa . Muchos de los datos de su elaboración ya están descritos en El Cotarro 2016  , así que comentaré las notas de esta última versión, que me traje en julio del año pasado a casa. Un vez abierto su anaranjado lacre, el vino presenta un color dorado pálido, con restos de lías y leve turbidez. En nariz se muestra tímido, fruta blanca madura y leves notas cítricas, estando la madera muy en segundo plano, casi  imperceptible. Amable entrada, manteniendo una muy buena acidez, con un punto meloso propio de los blancos con barrica, no se nota la madera mas que en el cuerpo que aporta al vino, con un final muy largo, en el que se funden las notas amargas y ácidas. Un vino que no engaña, que no busca artificios, sincero y curioso, mucho mejor que su versión sin barrica.

Quiero dedicar esta entrada a mi amigo Ricardo Arroyo, quien me enseñó las bondades de este municipio ribereño, y con quien siempre da gusto compartir un par de vinos a la sombra de su bodega.

R.

(*) Estudio editado por la Fundación BBVA

Consigamos que el Vino sea declarado Bebida Nacional FIRMA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.