Ser Vivo y Natural 2016

el

Bodega Hermanos Paramo Arroyo Fuente: Wine to you

Curiosamente,hoy me acerco un vino de Pedrosa de Duero, un pueblo muy en boca últimamente en los mentideros de enochalados, a consecuencia de movimientos en un bodega no lejana. Hace una semana estuve muy cerca de allí, y la verdad, a cualquiera que viene a recorrer los viñedos de la Ribera, le animo pasear con su coche por la carretera que une Roa de Duero con Pedrosa de Duero, para que pueda disfrutar del viñedo y de las bodegas a cada lado de la negra senda. Una de ellas elabora este vino, Bodegas Hermanos Paramo Arroyo.

Esta bodega familiar fue construida en el año 2000, y tres años después tuvo su primera añada, centrándose en algo que , por aquella época, debía sonar a klingon : los vinos ecológicos. De los siete hermanos , tres trabajan directamente en la bodega, siendo Lina Páramo , la enóloga,  su cabeza mas visible. Cuentan con 35 hectáreas de viñedo certificado ecológico por el CAECYL,  en Pedrosa de Duero y Roa , repartidos en varios pagos : El Cerro, Valtarreña y Valtostado , mayoritariamente en vaso,  que nos dan esta nueva versión de la uva tempranillo. 

Este Ser Vivo y Natural 2016 está elaborado por la mencionada Bodega Hermanos Paramo Arroyo desde Pedrosa de Duero, y pertenece a la D.O.Ribera del Duero. Es un tempranillo procedente de viñedos ecológicos, vendimiados a mano con rendimientos de 4000 kg/ha. Es un vino joven sin crianza en barrica, lo cual le da más merito, tras dos años de botella.

Presenta un color rojo picota de capa media alta, ribete granate, lágrima densa y persistente para sus 14 grados de alcohol. Interesante nariz, profunda, notas de cuero y aceitunas negras al abrirlo que luego desaparecen con la aireación – recordemos que es un vino natural sin sulfitos añadidos- así como buena fruta roja madura, marcándose más al segundo día, notas más especiadas. En boca es un vino muy cambiante, marcada acidez el primer día, complejo, con un punto efervescente tras la ventilación que deja también consigo mucha reducción, con recuerdos a uva pasa, barquillo, con un amable punto rústico.

Me dejó descolocado, para nada un vino malo pero sí mutante, con un amable regusto cremoso final. Pefecto para exploradores de los vinos naturales castellanos.

R. 

Editado por Neila Rodríguez @EvySchell 

Consigamos que el Vino sea declarado Bebida Nacional FIRMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .