D.O. Rías Baixas/D.O. Rioja/Miercoles de Vinos/Rioja Media

Miércoles de Vinos con Bodega Marqués de Vargas 19/10/2011


Era el final de un día agotador, en el que mi agenda estaba tan cargada que hubiese pagado por un replicante  mío en muchos momentos, o desdoblarse como San Martín de Porres, pero por fin estaba allí una noche más en los Miércoles de Vinos del Restaurante In Vino Veritas;  la noche nos traía esta vez una bodega riojana, Bodega Marqués de Vargas ,  con bodegas también en Ribera del Duero (Conde de San Cristobal) y en Rías Baixas; me gustó mucho ver nada mas entrar a tres miembros de la bodega, entre ellos su enólogo Javier Perez , así como un folleto de información que ayuda mucho a este atareado tomador de notas.

La noche empezó con un D.O. Rías Baixas llamado Sanamaro 2007, de las Bodegas Pazo San Mauro, en , elaborado con un 95% de albariño y 5% de loureiro, un vino blanco con un vivo color dorado, prueba de su buena edad, vino con mucho cuerpo, ajustada acidez y bastante fino, un albariño distinto y personal, sobrado de elegancia, un arranque bueno para la noche.

El siguiente vino que probamos fue el Marques de Vargas Reserva 2005, un Rioja elaborado en la bodega sita en Logroño, elaborado con tempranillo, graciano, garnacha y mazuelo, y una crianza de 23 meses en barricas de roble americano, francés y ruso; es un tinto de color rojo picota de capa alta, con destellos amoratados, lejos de los notos comunes en Rioja, intensa fruta roja madura, mantiene una presencia poderosa de la fruta, notas de tabaco, cuero, muy agradable, en boca el vino confirma su buen cuerpo, carnoso, potente, aunque se bebe muy bien y fácil, equilibrado aunque algo corto; tras el, apareció un vino que me sorprendió gratamente, se llama Marques de Vargas Reserva Privada 2005, uvas las mismas del anterior, pero con una crianza de 23 meses en barricas de roble ruso; nunca me había enfrentado a esta barrica con tanta intensidad, y los aromas que aporta a este vino me demostraron lo mucho que me queda por aprender, ya que me mostraron aromas que no conocía;  vino de color rojo picota, con menos notas amoratadas que el anterior, frambuesas, un punto de lácteos, especiado, la madera se nota bastante mas, pero le da una elegancia insultante, complejo, espectacular rioja, buenos taninos, cuerpo medio, delicioso, largo final, un placer en nariz y boca; y por si eso no fuese suficiente, y en mis adentros no esperaba ya mas gloria, la última copa fue el Hacienda Pradolagar 2004 , elaborado con tempranillo, mazuelo y garnacha, y una crianza de 24 meses en barrica de roble francés y ruso; vino elaborado de una finca de apenas 3 hectáreas de la que se elaboraron 3000 botellas; mantiene un vivo color rojo cereza de capa media, con un leve tono atejado, en nariz en primer plano fina madera dada su crianza en roble francés, que deja paso poco a poco a fruta roja y negra madura, tonos de cacao , balsámicos, apetitoso, lo que se confirma en boca, vino complejo, de muy buen paso, con cuerpo pero sin avasallar, carnoso y con sus taninos perfectamente definidos; ademas ser el último de los vinos nos permitió beberlo en su plenitud de aireación, largo, altamente recomendable; un vino que se sale mucho de mis posibilidades, pero que gracias a estos encuentros lo he podido probar. Enorme.

R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s