D.O. Calatayud/D.O. Campo de Borja/Vino de Estados Unidos/Vino de la T. Riberas del Gállego y Cinco Villas

Un fin de semana en Zaragoza


El pasado fin de semana el blog al completo se reunió en la capital del Reino de Aragón, tras muchísimos meses de ausencia mía por aquellos lares, no por falta de ganas, sino que a veces la vida te trae maravillosos regalos, y uno ha de amoldarse a esas nuevas circunstancias que cambian la vida a tus mejores amigos ; este que os habla necesitaba un poco de liberación,  rompiendo el grillete por unas horas, y a fe que la conseguí, y a que,  como dice Bunbury en una canción “de vez en cuando es bueno,  asustar un poco“, y sobre todo recordar la razón fundamental por la que inicie este blog, como un gran cuaderno en el que plasmar nuestras impresiones sobre los muchos vinos que bebíamos juntos desde hace años.

El viernes por la noche, tras un cómodo viaje por esas maravillosas carreteras nacionales que hay entre Burgos-Soria-Zaragoza, nos esperaba una buena barbacoa, con chuletillas de lechazo, morcilla de Burgos, chorizo de Sotillo de la Ribera y unas muy buenas salchichas alemanas Thüringer Rostbratwurst ;  la elección de los vinos, negociada durante esta semana, nos decantaba por vinos de Aragón, y así fue para mas gloria de esa tierra que tanto me gusta.

El primer vino que abrimos fue el Edra Grullas de Paso 2007, del que ya hablé en un post anterior , confirmando paso a paso lo dicho,  vino poderoso, y quizás, a pesar de ser decisión mía, no era el mejor vino para arrancar, no porque no sea una delicia, sino que igual es demasiado vino para abrir el fuego; tras él, y con mejor criterio, fue abierto uno de los vinos que más veces me había recomendando mi fiel coautor:  Atteca 2007, un vino de las Bodega Ateca, perteneciente al Grupo Orowines, sita en Ateca (Zaragoza) y perteneciente a la D.O. Calatayud ; esta elaborado con 100 % garnacha con una crianza de 10 meses en barrica;  color rojo cereza, brillante, capa media, en nariz recuerdos a fruta roja madura, mantiene una buena juventud,  balsámicos, la madera en segundo plano, goloso, maravilloso paso en boca, estiloso, fina acidez, larguísimo, completo y carnoso, un vino que vale lo que cuesta, y que se sitúa desde ya entre mis vinos aragoneses preferidos, !grande! Abusando mucho del higado abrimos un tercer vino, este de los EEUU, Martin Petit Sirah 2008 , vino de la región de Sonoma County en California; elaborado con petit sirah, en la Bodega Martin Family Vineyard; nuestro estado no era ya el mejor para probarlo, pero la verdad no quedo gota de él, nos encantó, y fue el final de una gran noche.

R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s