D.O. Navarra

Abril de Azúl y Garanza 2009


Aquel caluroso viernes, tras mi oportuno vino español tras la dura semana laboral, seguí el consejo de probar algo distinto, algo mas sano, y la opción vegetariana que se me oferto cerca de mi trabajo no pudo ser desaprovechada; el restaurante se llama Cardamomo, y en el se puede degustar comida vegetariana y vegana; el restaurante es pequeño y coqueto, con apenas 30 personas de capacidad, muy tranquilo, buena música y la comida mas que interesante, probé una ensalada con queso de cabra gratinado, la lasagna de verduras y el ratatouille con arroz de jazmín, todo delicioso. Creo que es uno de esos restaurantes singulares que hay en Burgos, y hay que dejarse seducir por el, su carta es corta y varía según la temporada, pero creo que satisfará cualquier estomago. Dejo aquí una reseña mas completa sobre el restaurante, que creo os ayudara.

Y junto a la comida, of course, un vino; la carta de vinos era tan ajustada como la de platos, y como mi acompañante no me iba a ayudar con la botella, opte por copas de este vino ecológico tinto de la D.O. Navarra, llamado Abril de Azúl y Garanza 2009, de la bodega Azúl y Garanza, sita en Carcastillo, en el desierto de las Bardenas Reales. El vino, tal como indica la añada, es un vino joven sin crianza en madera, y compuesto por tempranillo y cabernet sauvignon, en nariz llama la atención su buen perfume, marcadamente presente la cabernet, siendo esa su mayor cualidad, rojo rubí brillante, capa media, frutal y agradable, con un paso en boca corto pero divertido, acidez media y breve final ;  es un vino cuyas dos copas las tome a muy distinta temperatura, pero fresquito y tibio el vino me gusto, sin mas, pero bueno, se veía un vino muy adecuado a la comida, haciendo un maridaje con el queso, tan presente en la comida, simplemente perfecto. El mas suave de los vinos ecológicos que he probado.

P.S. No suelo mentar la etiquetas de un vino, ya que a veces uno piensa que se malgasta esa pequeña porción de papel con un diseño demasiado simple; muchos vinos rozan el minimalismo mal entendido, es decir un nombre, un escudo, y la D.O. de procedencia sin mas, pero bueno, sobre gustos; en este caso, la etiqueta me encantó, muy original y onírica, en ella se ve la sombra de las montañas del desierto navarro, sobre un fondo azul similar al que deja el verano en una noche sin luna;   rara vez te quedas con la etiqueta y lamento que no se vea mejor en la foto de abajo, pero es una invitación para ver ese desierto en la realidad.

R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s