Bodegas/D.O. Ribera del Duero/D.O. Rueda/Miercoles de Vinos/Quintana del Pidio/RIBERA Bodega Cillar de Silos

Miércoles de vinos de Bodega Cillar de Silos 27/1/2010


En esta fría de noche de enero, a menos 3 bajo cero, la Vinoteca Vinos Divinos nos convocó al primer Miercoles de Vinos, siendo la bodega protagonista Cillar de Silos, sita en el municipio burgalés de Quintana del Pidio ;  sus viñedos se encuentran en Quintana del Pidio y Gumiel de Mercado, en Ribera del Duero, más las viñas en Rueda de donde sale el verdejo del que ahora hablaremos.

En primer lugar agradecer la presencia de Oscar y Roberto de la Bodega Cillar de Silos, así como del maestro cortador de jamón D. Antonio Díaz de Aljomar;  su jamón y su simpatía fue un perfecto acompañamiento a los cuatro vinos que se probaron, y tambien a los presentes por su camaradería.

Se empezó puntualmente en el Restautante In Vino Veritas con el blanco de la bodega, un verdejo de Rueda llamado El Quintanal 2009;  vino de color amarillo verdoso bastante claro para los vinos de Rueda que he probado, notas a melocotón y plátano en un vino muy suave en el que se notaba un exceso de alcohol, un vino que promete mejorar con el tiempo.

Tras él, sin solución de continuidad apareció bien fresquito el rosado de la casa, Cillar de Silos 2009, vino según nos contaron de baja producción en número de botellas, y extraido de las mejores uvas de cada cosecha, pero que trae al presente lo que fueron los vinos clásicos de la Ribera, los claretes;  este vino tiene un color rubí atenuado realmente impactante, hipnotizante,  me recordaba al rojo  que sale de las incandescentes brasas;  14,5º de alcohol para un vino muy dulce y de facil trago, muy frutal y agradable. Un buen rosado de vino de día a día.

Despues, con la boca ya cargada de buen alcohol y de buen humor, el tinto cayo en la copa, tempranillo 100% procedente del vino más joven de la bodega, Cillar de Silos Joven 2008;  un vino joven y muy afrutado, con un color más oscuro de lo que este vino solía ser en añadas anteriores; este enopata preguntó a los miembros de la bodega la razón, y su causa era la propia añada de 2008 ; recordaba el vino mucho mas brillante, mas cereza, pero este era mucho mas profundo de color y sabor y  su fruta se mantiene potente como en anteriores añadas, un joven de referencia.

Y como todo en la vida, lo mejor al final, solo hubo que abrir las botellas que encerraban al crianza para saber que nos llevaría directos a la Gloria; el Cillar de Silos Crianza 2007 es un vino de mucho cuerpo, capa alta, con aromas a madera tras sus 13 meses en barrica, muy suave y equilibrado, notandose justa la acidez y generando placer a cada sorbo, dejando tambien un retrogusto muy agradable ;  es un vino para tomar sentado, con calma y con buen acompañamiento de frescas viandas, lo merece, manteniendo ese recuerdo a frutillos rojos y regaliz propio de esta bodega. Muy recomendable.

R.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s