Diario de un experimento….


Bueno, pues abro este post con el sano y espero que entretenido fin para los lectores de comentar las experiencias que voy a sufrir con el experimento de probar tres vinos, tres, totalmente desconocidos hasta hace UNAS HORAS para un humilde servidor de la pradera.

La idea es ir relatando en este post todas las sensaciones y ocurrencias que el vino me transmita y me haga vivir, para en cuanto este seguro, exponer mi conclusión sobre el mismo. Total!!

Iré poniendo fechas, con el fin de que todos (incluido yo) sepamos lo que me puede llevar tener una idea mas o menos clara de un vino, asi como recordar los acontecimientos que rodean su conocimiento.

22 de julio del año de 2.009 de nuestro señor

Los problemas empiezan pronto, pues nada más empezar a escribir el post ya no se donde etiquetarle…. asi que me decido a colocarlo en todo aquello que le puede involucrar:

Denominación: Vinos de la Tierra del Bajo Aragón. Buff. Hasta hace poco ni sabia que existia, asi que en conclusión lo pongo en todas las de Aragón que conozco.

Ambito del Post: No es hablar de un vino (por lo menos directamente), sino de un experimento, asi que al totum revolutum.

He de aclarar que el vino, en realidad son tres:

IMGP0019

Os detallo: (de dcha a izda) Tempore tinto joven 2008, Terrae Tempore 2007 garnacha y tempore roble 2005. Todos pertenecen a la bodega Tempore, en Lécera, cerca de Belchite, fuera de toda Denominación conocida para mi.

Mi relación con el vino empieza ayer con dos casualidades. Y muchas veces, los mejores vinos que conozco me los ha puesto delante las carambolas azarosas del destino.

Ayer, en un curso de cata de vinos que se imparte donde mi mujer trabaja, habló con un compañero del curso sobre las peripecias de su sufrido esposo con el vino y su gusto por el Tres Picos. Él lo conocia, y le habló de los vinos de la bodega Tempore. En palabras textuales, “Hacen un vino muy bueno aun no conocido y barato….”. Hasta aqui, nada del otro mundo.  Pero hoy se me aparece la segunda casualidad, casi como designio divino: Al llegar a mi trabajo he de ir con un compañero por un asunto profesional a Lécera, pueblo donde se hace este vino. Increible. Entiendo y asumo el mandato divino: Los dioses se empeñan en cruzarlo en mi camino…..

Asi que, convencido del designio divino, encamino mis  pasos tras hacer mi trabajo a la bodega con mucha curiosidad. Primera impresión: Muy bonita, para estar fuera de toda denominación preponderante.  El hormigueo por probarlo empieza a hervir en mi mente. Fiebre….

Antes de hacer el viaje, he oteado en el intenné la ubicación y sus productos. Me entero de que es lo aconsejable.

El interior, digno de algunas grandes bodegas por mi visitadas. Buena impresión. Cuidada presentación de sus productos.  . Precios más que razonables, lo que ayuda a avanzar en el experimento. Me he informado que el vino bandera es el Terrae Tempore. Este caerá: 6 euros la botella.

Más casualidades: Como sabeis, soy de Burgos, castellano de pro. Al llegar al mostrador, me encuentro bajo un cristal, el premio que ha recibido el Terrae Tempore: Zarcillo de Plata, premio otorgado por la junta de Castilla y León. Y estamos en Lécera, corazón del desierto turolense…. Los dioses siguen marcando sus designios insistentemente…

A su lado, otro premio internacional otorgado al Tempore Roble 2005, y me comentan que el Tempore Joven también tiene otro premio. Han de caer….

Apunte; estos dos ultimos, a 5 y 3 euros. Los dioses ya me están dando con la vara de Sarmiento en la cabeza….

Asi que me llevo dos de Terrae y una de cada uno de los otros dos, a ver como sale la cosa. No sea que salga rana…..

LLego a casa. Abro la caja cuidadosamente, quiero “saborear” la lectura de sus etiquetas. La primera lectura la hago del Terrae y recuerdo lo que me han comentado en la tienda, que con tanta revolución se me ha olvidado: Vino procedente de agricultura ecológica (Organic Wine) (¿?). Suena muy politicamente correcto, ya veremos luego.

Su etiqueta trasera me dice que es 100% garnacha…. Tres picos…., además de 4 meses en barrica y …. 14,5 º!!!

Promete.  Ataco el segundo: Tempore joven 2008. Otro de los premiados. La etiqueta reza Garnacha y tempranillo al 50%, 13,5º…. uhm, habrá que ver.  Confiemos en la Fuerza, joven Jedi.

Y ataco vorazmente el tercero y mejor: Tinto Tempore roble 2005. Su etiqueta reza tempranillo 100% (¿?), y 10 meses en barrica  de fino roble americano.. Segun dice, se embotelló sin sufrir ningún tratamiento de filtración, y reposado en botellero. 13,5º. Textual: “Selección en el viñedo, mimo en la bodega”.

Guardo un Terrae en mi botellero. Esta noche igual cae, y comento. Tengo ganas de probar, que no es poco. Y tengo Fe en el Enologo “magister” que me lo empezó cruzando en el camino….

23 (casi) de julio de 2009 del año de nuestro señor

bueno son las 23:20, y anuncio que he caido y me he abierto la botella de Terrae para cenar. Primer error: La he abierto inmediatamente antes de cenar, cuando su graduacion y su variedad de uva me debían haber hecho darme cuenta de que se necesitaba más tiempo de oreo, al estilo del Tres Picos. Asi que decanto la parte que hoy beberé y cruzo los dedos…

Destaco que nada más destaponar ha surgido una inesperada amalgama de olores que me ha inundado (maderas, canela,…) pero de los que destacaba un olor a tierra mojada, y es que me ha recordado a un olor asi denominado que recuerdo de una visita a una bodega Riojana con una zona de prueba de olores en que se encontraba éste.

Me ha dado la sensación de ser un vino muy complejo. Al querer oler más intensamente este olor, el vino me para los pies pues aparace de fondo el olor a alcohol. El vino me avisa: necesita tiempo….

Espero veinte minitullos, y se empiezan a entremezclar los olores y a rebajar el olor a alcohol. Pruebo en boca: Muuuy suave. Explendido. Al final del trago en boca no se nota el alcohol. Al tragar, quema. Aun necesita más tiempo.

Espero otros 20 minutos y mejora mucho. El alcohol no se nota. Los olores se pelean en copa y en nariz. Promete. Ha perdido algo de temperatura y ha mejorado. Pero resulta arduo ir deshilando sus sabores. Se hace complejo de beber y degustar, y eso me gusta. Pide más sorbos.

Pero hata ahí da la dosis de hoy. Se echa de menos una buena carne. con ello ha de estar exquisito.. infinidad de recuerdos al Tres Picos.

Espero y anhelo la siguiente prueba. y la cata con mi compañero de batallas….

Y quedan otros dos. Rafa, esto te encantará.

26 de julio de 2009

Recapitulo lo acontecido con éste vino en el fin de semana, desde el 23 que lo abr.i. El vino ha sabido perdurar en el tiempo abierto (pero convenientemente conservado). El sabado a la noche seguía manteniendo el gusto de recién abierto,  e incluso hoy a la noche lo mantiene. Destacar que ha perdido algo de fuerza al olor al servirlo, pero tras dejarlo decantar unos diez minutos en copa recupera. Digno de mención, contando el tiempo pasado. Y en gusto, mantiene. Sigue teniendo un sabor que tienta, y que no acabo de concretar, y te provoca seguir bebiendolo. Parece recordar a tierra como dije, pero ultimamente me recuerda también a canela.  No se, puede que sea una mezcla… A ver si en lo que queda me aclaro.

Destacar que hoy de buena gana me hubiera acabado la botella, pero he preferido estirarla para ver hasta donde llega en los dias que viene. Y aun quedará la prueba con maese Rafa….

Por cierto, en estos dias me he enterado que al vino le destacan un sabor que aqui llaman a arcilla (igual es el que yo llamo tierra mojada). Y me confirman que este es bueno pero que el Roble 2005 es de bandera…..

29 de julio de 2009

Hasta hoy ha llegado la botella, ya no dio para más. Llevaba un par de dias en que el vino empezaba a coger aspereza y perder olor, y hoy, a mi gusto, ya había perdio casi todo lo bueno de aquello que me llegó cuando lo abrí hace una semana.

Y aunque aun quedaba algún rescoldo, prefiero parar y esperar a abrir otra con mi compañero de batallas que apurar y quedarme con mal recuerdo del vino. Después de todo, ha dado bastante de sí.

Hoy, bebiéndolo,  me he acordado de la suavidad que transmitía el primer día, de spués de ser decantado.  Cre que eso es buen síntoma. Prefiero recordar eso.

Pero para la conclusión final esperaré a la segunda botella comentada, y espero que sea pronto.

10 de octubre de 2009. Tercera botella.Tempore Terrae Garnacha 2007.

Mi buen amigo en la ultima visita me trajo uno de estos tres vinos, el Garnacha 2007,  este vino joven procede de la agricultura ecológica, y es 100% garnacha, aumentando ese dato mis ganas de que obtuviera triunfo en mi plaza; cuatro meses en barrica; al abrirse pronto salieron sus finos aromas de vino joven, pero desgraciadamente fue lo mejor que saque de él, quedándose pronto corto en mis ansias y lejano de las musas que me ayudan a escribir; cada copa me sabía distinto, pero rara vez mejor que la anterior,  su color, a pesar de la juventud, era bastante fuerte, al igual que su sabor, demasiado acido para mi gusto; quizás este vino con mas crianza mejore bastante, pero lamento no poder invitar a su cata ; el tiempo dirá .Eso si…ole maños.

R.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rafa dice:

    Curioso, el destino a veces nos grita en el oido de mala manera, y no le hacemos mucho caso; me choca lo del 100% tempranillo, es raro en esas tierras; la garnacha ya sabemos que hay que airearla mucho mucho, pero es una bendición esperar, dime como se acaba la botella….

    Me gusta

  2. Paula Yago dice:

    A veces, cuando el trabajo me da una tregua….me gusta investigar en la red, y sabe que se dice de nosotros…
    Mi nombre es Paula Yago, soy la gerente (y muchas otras cosas) de Bodegas TEMPORE, y ha sido un placer encontrar estos comentarios y alabanzas sobre nuestra bodega y nuestros vinos. Cada dia trabajamos para que nuestros vinos transmitan nuestra personalidad y la de nuestra tierra, y nos llena de orgullo poder sorprender y agradar a nuestros clientes.
    Muchas gracias,

    Paula

    Me gusta

  3. hornus dice:

    Pue siento que no cumpliera tus espectativas.

    Pero pienso que en algo erraste, pues he probado ese mismo vino y creo que algo más de mención se merece. Cada vino (o uva) tiene su “tempo”, y puede que lo bebieras demasiado rápido y poco frio. Me explico: de lo que yo probé, el vino necesitaba tiempo tras ser abierto para ser bebido (lee el post), e incluso en la segunda prueba que le hice, tras ser almacenado en frigo y atemperado media hora al exterior, el vino mostró más suavidad y menos acidez que la que se nota si te lo soplas rapido y calentorro.
    Esto ultimo empieza a ser común en varios vinos que vengo probando de ésta tierra: El otro dia un enate (digno de ninguna sospecha) me falló de acidez en la primera copa, pues el vino no estaba suficientemente frio. Abrieron en el bar una segunda más fría y aquello llegó a los niveles esperados.
    La pregunta es: ¿Te queda algo de este Terrae para probarlo en otras circunstancias, o le has juzgado sumariamente?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.