La barbacoa

Manjares Sotillanos


Bueno, pues para inaugurar esta categoría vuelvo a barrer para casa y a describir los manjares que se pueden degustar junto a un buen vino Sotillano, Pequeño pueblo pero lleno de grandes virtudes gastronomicas castellanas.

El pueblo tiene de todo. Lo ideal (y lo recomendado) es pasar por alli el día, acudiendo nada más llegar al pueblo a cualquiera de las carnicerías existentes y comprando la proporción de cordeo lechal que se quiera degustar ese día. Recomendado, cuarto de cordero para máximo 2 personas.

 Acto seguido, y con la carne recien comprada, pasarse por la panadería del pueblo (Hnos. Gaitero) y dejar encargada para asar dicha carne (asi, sin más), donde nos la prepararán al más puro estilo tradicional de la zona, con su cuenco de barro y todo, en unas dos o tres horas Deliciosa e irresistible.  Destacar que para ello peseen un horno de leña a la antigua usanza en el que siguen haciendo el pan para el pueblo.

Mientras se prepara nuestro cordero, podemos pasar el rato visitando alguna de las bodegas que lo moran, y de paso, las queserías de la zona (Horta y Quesos de Sotillo), en la que podemos comprar quesos como el curado de leche cruda que hará la delicia como postre. Incluso acercarnos a las tiendas de ultramarinos existentes y comprar lechugas, cebollas y tomates de la zona con las que preparar la tradicional ensalada que acompaña impepinablemente al cordero.

Si somos avidos comensales podemos acompañar al cordero además con picadillo, chistorra o chorizo hecho en el pueblo, cosa que recomiendo pues os dejará asombrados de su sabor. Estos necesitarán de una preparación previa en parrilla. Os recomiendo usar como “combustible” una gavilla, o atillo de sarmientos, (porcedentes del aclareo realizado en el invierno a las cepas) que se pueden conseguir también en el pueblo y que darán a los asados que hagais  un especial y sabroso toque.

En la visita a las bodegas es justo comprar el vino que se comerá en tan magno yantar, y con nuestras compras recién hechas acudir a por nuestro cordero. Os le darán en su cuenco de barro, recién hecho, rezumando su exquisito olor entre el baño de salsa que lleva. Irresisitible. Podemos aprovechar y en la panadería comprar algunos de sus espectaculares dulces, con los que terminaremos de buena gana nuestra comida como las tradicionales pastas que aqui elaboran. Y comprar el pan que acompañará a nustro cordero, elaborado en el mencionado horno de leña. Ya no se hace pan asi. 

Acudiremos prestos y dispuestos a nuestro lugar de comida con todo lo mencionado (en las bodegas del pueblo hay varios merenderos abiertos), donde daremos buen trato a tan esperado plato y acompañamientos.

Y si se tercia, se puede prescindir del nombrado cordero (dificil decisión), y acompañar el vino con unas chuletillas de lechal a la parrilla, asadas con sarmiento, por supuesto, componentes faciles de conseguir en el pueblo, y que os dejarán también perplejos por la facilidad de preparación y la excelencia de su sabor.

Queso , pastas y más vino para nuestro postre, que más se puede pedir?. Una buena sobremesa relajada y sesteada, en el monte de San Jorge, con vistas del pueblo y el estomago placidamente llenado…. INMEJORABLE.

 

Y si no que se lo pregunten a los diversos conocidos (entre los que se encuentra mi compañero de batalla Rafa) a los que he alagado con tan divino trance.

Anuncios

Un pensamiento en “Manjares Sotillanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s